Jardín el Romeral de San Marcos, Segovia

El Romeral de San Marcos

El romeral de San Marcos, Segovia

El Romeral de San Marcos es hoy el jardín que diseñó y realizó Leandro Silva (1930-2000), paisajista uruguayo de reconocimiento internacional.

Es un jardín enclavado en un entorno excepcional  junto a la zona de huertas del río Eresma a su paso por la ciudad de Segovia y cuya calidad artística y riqueza botánica lo hacen merecedor de ser conservado para futuras generaciones.

El romeral de San Marcos, Segovia

El Romeral de San Marcos es hoy el jardín que diseñó y realizó Leandro Silva (1930-2000), paisajista uruguayo de reconocimiento internacional.

Es un jardín enclavado en un entorno excepcional  junto a la zona de huertas del río Eresma a su paso por la ciudad de Segovia y cuya calidad artística y riqueza botánica lo hacen merecedor de ser conservado para futuras generaciones.

El romeral de San Marcos, Segovia

Transformó una modesta huerta en un trabajo personal, fruto de la experiencia y reflejo de una forma de entender el mundo y la vida.

El peculiar enclave bajo la roca y el perfecto uso de agua que mana de ella permitió la adaptación de gran variedad de especies, creando un lugar de ensueño al pie del Alcázar de Segovia y a pocos metros del río Eresma.

El romeral de San Marcos, Segovia

Transformó una modesta huerta en un trabajo personal, fruto de la experiencia y reflejo de una forma de entender el mundo y la vida.

El peculiar enclave bajo la roca y el perfecto uso de agua que mana de ella permitió la adaptación de gran variedad de especies, creando un lugar de ensueño al pie del Alcázar de Segovia y a pocos metros del río Eresma.

El romeral de San Marcos, Segovia

El caracter experimental del Romeral de San Marcos le proporciona en cada estación un entorno diferente, las vistas a la muralla, olores y colores se transforman, la nieve y el hielo del invierno no logran apagar su riqueza confiriéndole un aspecto dramático al lugar. Con la primavera llega una explosión de vida, crisantemos, glicinias, rosales, tomillos, romeros y una espectacular colección de lirios, dan colorido y modifican de nuevo el Romeral, reflejo de su pasión por el paisajismo y la vida.

Actualmente está al cargo de Julia, viuda de Leandro Silva.

El romeral de San Marcos, Segovia

El caracter experimental del Romeral de San Marcos le proporciona en cada estación un entorno diferente, las vistas a la muralla, olores y colores se transforman, la nieve y el hielo del invierno no logran apagar su riqueza confiriéndole un aspecto dramático al lugar. Con la primavera llega una explosión de vida, crisantemos, glicinias, rosales, tomillos, romeros y una espectacular colección de lirios, dan colorido y modifican de nuevo el Romeral, reflejo de su pasión por el paisajismo y la vida.

Actualmente está al cargo de Julia, viuda de Leandro Silva.

Mas información:


Castillo de Castilnovo, Segovia

Castillo de Castilnovo

Castillo de Castilnovo, Segovia

El castillo de Castilnovo dista 8 kms. de Sepúlveda y 50 de la capital, se encuentra en un hermoso parque entre encinas, sabinas y chopos. Es una mezcla entre fortaleza y palacio, de planta cuadrada y gusto mudéjar, en la cual destacan sus imponentes torres, tres prismáticas y otras tres cilíndricas.

El origen de castillo no es claro, hay quien lo atribuye a Abderraman I, quien lo fundaría en el siglo VIII, otros se inclinan por atribuírselo a Almanzor en el siglo X, lo cierto es no queda ningún vestigio de esa época. La edificación actual fue contruida entre los siglos XII y XV, las últimas reformas se remontan a los siglos XIX y XX.

Actulamente es propiedad privada y aunque se ha destinado a diversos usos, permanece cerrado al público.

Castillo de Castilnovo, Segovia

El castillo de Castilnovo dista 8 kms. de Sepúlveda y 50 de la capital, se encuentra en un hermoso parque entre encinas, sabinas y chopos. Es una mezcla entre fortaleza y palacio, de planta cuadrada y gusto mudéjar, en la cual destacan sus imponentes torres, tres prismáticas y otras tres cilíndricas.

El origen de castillo no es claro, hay quien lo atribuye a Abderraman I, quien lo fundaría en el siglo VIII, otros se inclinan por atribuírselo a Almanzor en el siglo X, lo cierto es no queda ningún vestigio de esa época. La edificación actual fue contruida entre los siglos XII y XV, las últimas reformas se remontan a los siglos XIX y XX.

Actulamente es propiedad privada y aunque se ha destinado a diversos usos, permanece cerrado al público.


Castillo de Sepúlveda, Segovia

Castillo de Sepúlveda

Castillo de Sepúlveda, Segovia

La Villa y el castillo de Sepúlveda se encuentra a 59 Kms. de distancia de Segovia capital. Sobre la plaza Mayor se levantan los vestigios de lo que fue el castillo y las murallas, de la que sólo quedan cuatro puertas.

En su origen fue una fortaleza romana, más tarde alcazaba árabe y finalmente edificado por el conde Fernán González tras la reconquista de la ciudad en el 940, dotádola de fueros propios para favorecer la repoblación de la zona, limitrófe en ese tiempo con tierras musulmanas.

De la antigua construcción sólo quedan tres cubos redondos de piedra y sobre el cubo central una pequeña espadaña neoclásica.

Castillo de Sepúlveda, Segovia

La Villa y el castillo de Sepúlveda se encuentra a 59 Kms. de distancia de Segovia capital. Sobre la plaza Mayor se levantan los vestigios de lo que fue el castillo y las murallas, de la que sólo quedan cuatro puertas.

En su origen fue una fortaleza romana, más tarde alcazaba árabe y finalmente edificado por el conde Fernán González tras la reconquista de la ciudad en el 940, dotádola de fueros propios para favorecer la repoblación de la zona, limitrófe en ese tiempo con tierras musulmanas.

De la antigua construcción sólo quedan tres cubos redondos de piedra y sobre el cubo central una pequeña espadaña neoclásica.


Panorámica del castillo de Cuéllar, Segovia

Castillo de Cuéllar

Panorámica del castillo de Cuéllar, Segovia

El castillo de Cuéllar y su villa se encuentran a 60 Kms. de Segovia capital y es el segundo núcleo urbano de la provincia. El castillo-palacio de Cuéllar está bien conservado y se compone de una mezcla de distintos estilos arquitectónicos, que abarcan desde el siglo XIII al XVIII, aunque predominan el gótico y el renacentista.

Se trata de una edificación militar que a partir del siglo XVI se sometió a obras de ampliación y transformación, convirtiéndose en un suntuoso palacio. A finales del siglo XIX el edificio se encontraba prácticamente abandonado, y fue víctima del pillaje. En 1938 se instaló en él un penal para presos políticos, al que se incorpora después un sanatorio para presos tuberculosos, retomando más tarde su utilización como penal que funcionó hasta 1966.

En 1972 interviene la Dirección General de Bellas Artes, llevando a cabo una intensiva restauración, y se dedica a fines educativos y culturales, actividad para la que es utilizado actualmente.

Panorámica del castillo de Cuéllar, Segovia

El castillo de Cuéllar y su villa se encuentran a 60 Kms. de Segovia capital y es el segundo núcleo urbano de la provincia. El castillo-palacio de Cuéllar está bien conservado y se compone de una mezcla de distintos estilos arquitectónicos, que abarcan desde el siglo XIII al XVIII, aunque predominan el gótico y el renacentista.

Se trata de una edificación militar que a partir del siglo XVI se sometió a obras de ampliación y transformación, convirtiéndose en un suntuoso palacio. A finales del siglo XIX el edificio se encontraba prácticamente abandonado, y fue víctima del pillaje. En 1938 se instaló en él un penal para presos políticos, al que se incorpora después un sanatorio para presos tuberculosos, retomando más tarde su utilización como penal que funcionó hasta 1966.

En 1972 interviene la Dirección General de Bellas Artes, llevando a cabo una intensiva restauración, y se dedica a fines educativos y culturales, actividad para la que es utilizado actualmente.


Castillo de Coca, Segovia. Vista panorámica

Castillo de Coca

Castillo de Coca, Segovia. Vista panorámica

El castillo de Coca y su villa sólo dista 50 Kms. de la capital. Se puede considerar a su castillo de ladrillo como una joya del gótico mudéjar. Su construcción se remonta al siglo XV por orden de Alfonso de Fonseca, magnate de la corte de Enrique IV, para ser palacio y fortaleza.

Su sistema defensivo consta de tres partes: el foso y dos recintos amurallados con torreones. El foso dispone de un puente defensivo que conduce al primer recinto amurallado y tras él una puerta de reja que lleva al patio de armas. El recinto inferior es de planta cuadrada, y se encuentra flanqueado en sus esquinas por cuatro torres. La Sala de armas posee una bóveda de nervaduras góticas con mosaicos de motivos geométricos.

Actualmente pertenece a la casa de Alba que en 1954 lo cede (por 100 años menos 1 día) al Ministerio de Agricultura, que lo restaura para alojar la Escuela de Capacitación Forestal.

Merece especial interés también en esta localidad, el arco de la villa y la Iglesia de Sta. María la Mayor de finales del gótico.

Castillo de Coca, Segovia. Vista panorámica

El castillo de Coca y su villa sólo dista 50 Kms. de la capital. Se puede considerar a su castillo de ladrillo como una joya del gótico mudéjar. Su construcción se remonta al siglo XV por orden de Alfonso de Fonseca, magnate de la corte de Enrique IV, para ser palacio y fortaleza.

Su sistema defensivo consta de tres partes: el foso y dos recintos amurallados con torreones. El foso dispone de un puente defensivo que conduce al primer recinto amurallado y tras él una puerta de reja que lleva al patio de armas. El recinto inferior es de planta cuadrada, y se encuentra flanqueado en sus esquinas por cuatro torres. La Sala de armas posee una bóveda de nervaduras góticas con mosaicos de motivos geométricos.

Actualmente pertenece a la casa de Alba que en 1954 lo cede (por 100 años menos 1 día) al Ministerio de Agricultura, que lo restaura para alojar la Escuela de Capacitación Forestal.

Merece especial interés también en esta localidad, el arco de la villa y la Iglesia de Sta. María la Mayor de finales del gótico.


Castillo de Pedraza, Segovia. Vista panorámica de la fachada principal

Castillo de Pedraza

Castillo de Pedraza, Segovia. Vista panorámica de la fachada principal

El castillo de Pedraza y su villa medieval es una población muy bien conservada enclavada a 37 Kms. de Segovia capital. Rodeada de murallas y torres, es uno de los pueblos más bellos de Castilla. Destacamos la única puerta llamada La Cárcel por la que se accede al recinto, la Plaza Mayor soportalada, la Iglesia de San Juan y el Castillo, todo ello con bellos palacios de piedra.

La fortaleza fue construida en el siglo XIII y se reedificó en el siglo XV por García Herrera. A principios del siglo XVI los Duques de Frías, Condestables de Castilla, reformaron el castillo de nuevo, añadiéndole el gran muro defensivo adherido a la torre del homenaje y el muro exterior dotado de cañoneras y un puente levadizo (hoy desaparecido). El castillo cuenta con una imponente torre del homenaje, foso y está rodeado en la mayoría de su perímetro por un precipicio.

En 1926, el pintor Ignacio Zuloaga adquirió el castillo y lo restauró, instalando allí un taller. Los herederos del pintor adaptaron una de las torres para la exposición al público de una parte de la obra del artista.

Castillo de Pedraza, Segovia. Vista panorámica de la fachada principal

El castillo de Pedraza y su villa medieval es una población muy bien conservada enclavada a 37 Kms. de Segovia capital. Rodeada de murallas y torres, es uno de los pueblos más bellos de Castilla. Destacamos la única puerta llamada La Cárcel por la que se accede al recinto, la Plaza Mayor soportalada, la Iglesia de San Juan y el Castillo, todo ello con bellos palacios de piedra.

La fortaleza fue construida en el siglo XIII y se reedificó en el siglo XV por García Herrera. A principios del siglo XVI los Duques de Frías, Condestables de Castilla, reformaron el castillo de nuevo, añadiéndole el gran muro defensivo adherido a la torre del homenaje y el muro exterior dotado de cañoneras y un puente levadizo (hoy desaparecido). El castillo cuenta con una imponente torre del homenaje, foso y está rodeado en la mayoría de su perímetro por un precipicio.

En 1926, el pintor Ignacio Zuloaga adquirió el castillo y lo restauró, instalando allí un taller. Los herederos del pintor adaptaron una de las torres para la exposición al público de una parte de la obra del artista.


Castillo de Turégano, Segovia. Vista panorámica

Castillo de Turégano

Castillo de Turégano, Segovia. Vista panorámica

El Castillo de Turégano dista 34 Kms. de la capital. Emplazado en un antiguo castro de origen celtíbero, aún conserva las torres del poblado, el castillo en realidad es una iglesia románica de los siglos XII y XIII dedicada a San Miguel, fortificada en el siglo XV por el obispo Juan Arias Dávila bajo las ordenes del arquitecto Juan Guas.

Años más tarde, pricipios del siglo XVIII, se le agregó la espadaña que alberga las campanas de la iglesia que anteriormente se encontaban en la puerta principal.

Castillo de Turégano, Segovia. Vista panorámica

El Castillo de Turégano dista 34 Kms. de la capital. Emplazado en un antiguo castro de origen celtíbero, aún conserva las torres del poblado, el castillo en realidad es una iglesia románica de los siglos XII y XIII dedicada a San Miguel, fortificada en el siglo XV por el obispo Juan Arias Dávila bajo las ordenes del arquitecto Juan Guas.

Años más tarde, pricipios del siglo XVIII, se le agregó la espadaña que alberga las campanas de la iglesia que anteriormente se encontaban en la puerta principal.


Torreones del Castilllo de Turégano, Segovia

Ruta de los castillos

Esta ruta de los castillos es un paseo por la provincia de Segovia que transporta a la edad media, tiempos duros en una tierra extensa y poco poblada, donde los castillos y las villas fortificadas eran refugio para sus gentes.

Durante los dos siglos que duró la reconquista de los territorios de la actual Segovia, distintas poblaciones fueron fortificadas y dotadas de fueros propios para favorecer y garantizar la repoblación de las zonas ganadas a los musulmanes. En  Pedraza, Coca, Cuellar, Turégano y  Castilnovo aún permanecen bien conservados, mientras que en Sepúlveda, Ayllón, Fuentidueña y Maderuelo sólo quedan restos de murallas, puetras y torres de las antiguas fortificaciones.

Castillo de Sepúlveda, Segovia

Castillo de Sepúlveda

El Castillo de Sepúlveda en origen fue una fortaleza romana, más tarde alcazaba árabe y finalmente edificado por el conde Fernán González tras la reconquista de la ciudad. Sólo quedan tres cubos redondos de piedra y sobre el cubo central una pequeña espadaña neoclásica.

Castillo de Pedraza, Segovia. Vista panorámica de la fachada principal

Castillo de Pedraza

El Castilllo de Pedraza fue construido en el siglo XIII y se reedificó en el siglo XV por García Herrera. A principios del siglo XVI los Duques de Frías reformaron el castillo de nuevo, añadiéndole muro defensivo, muro exterior con cañoneras y puente levadizo.

Castillo de Castilnovo, Segovia

Castillo de Castilnovo

El castillo de Castilnovo es una mezcla entre fortaleza y palacio, de planta cuadrada y gusto mudéjar, su origen no es claro, hay quien lo atribuye a Abderraman I en el siglo VIII o a Almanzor en el siglo X.

Castillo de Coca, Segovia. Vista panorámica

Castillo de Coca

El Castillo de ladrillo de Coca se puede considerar como una joya del gótico mudéjar. Su construcción se remonta al siglo XV por orden de Alfonso de Fonseca, magnate de la corte de Enrique IV, para ser palacio y fortaleza.

Panorámica del castillo de Cuéllar, Segovia

Castillo de Cuéllar

El Castillo de Cuellar, con una mezcla de distintos estilos arquitectónicos desde el siglo XIII al XVIII, es una edificación militar que a partir del siglo XVI se sometió a obras de ampliación y transformación, convirtiéndose en un suntuoso palacio.

Castillo de Turégano, Segovia. Vista panorámica

Castillo de Turégano

El Castillo de Turégano, emplazado en un antiguo castro de origen celtíbero, es una iglesia románica de los siglos XII y XIII fortificada en el siglo XV por el obispo Juan Arias Dávila bajo las ordenes del arquitecto Juan Guas.


Colegiata. Real Sitio de la Granja de San Ildefonso, Segovia

Real Sitio de La Granja de San Ildefonso

Palacio visto desde la Cascada. Real Sitio de la Granja de San Ildefonso, Segovia

El Palacio y Real Sitio de La Granja de San Ildefonso debe su nombre a una antigua granja que los monjes jerónimos del monasterio segoviano de El Parral tenían aquí.

Felipe V se retiró a este lugar en 1724 y durante los veinte años siguientes engrandeció los jardines y el palacio, que fue usado como residencia de verano por todos sus sucesores hasta Alfonso XIII. Recientemente, se han acometido trabajos de restauración y de reordenación de las colecciones en los Salones Oficiales que nos permiten volver a la época de Felipe V.

Palacio visto desde la Cascada. Real Sitio de la Granja de San Ildefonso, Segovia

El Palacio y Real Sitio de La Granja de San Ildefonso debe su nombre a una antigua granja que los monjes jerónimos del monasterio segoviano de El Parral tenían aquí.

Felipe V se retiró a este lugar en 1724 y durante los veinte años siguientes engrandeció los jardines y el palacio, que fue usado como residencia de verano por todos sus sucesores hasta Alfonso XIII. Recientemente, se han acometido trabajos de restauración y de reordenación de las colecciones en los Salones Oficiales que nos permiten volver a la época de Felipe V.

Parterre de la Fama. Real Sitio de la Granja de San Ildefonso, Segovia

Los jardines son uno de los mejores ejemplos que hoy se conservan de los jardines del siglo XVIII, realizado por el arquitecto francés René Carlier. Está formado con parterres y bosquetes delimitados con paredes de vegetación formadas con carpe, y alineaciones de árboles, en especial tilos y castaños de Indias.

En el siglo XIX se introdujeron nuevas especies, sobre todo coníferas como las monumentales sequoias, plantadas ante la Real Colegiata, en los jardines del Medio Punto.

Parterre de la Fama. Real Sitio de la Granja de San Ildefonso, Segovia

Los jardines son uno de los mejores ejemplos que hoy se conservan de los jardines del siglo XVIII, realizado por el arquitecto francés René Carlier. Está formado con parterres y bosquetes delimitados con paredes de vegetación formadas con carpe, y alineaciones de árboles, en especial tilos y castaños de Indias.

En el siglo XIX se introdujeron nuevas especies, sobre todo coníferas como las monumentales sequoias, plantadas ante la Real Colegiata, en los jardines del Medio Punto.

Fuente de Apolo. Real Sitio de la Granja de San Ildefonso, Segovia

Estatuas de mármol blanco, y jarrones del siglo XVIII, decoran los parterres y avenidas del jardín, que se completan con grandiosas esculturas en las fuentes, en plomo pintado imitando bronce.

El agua que alimenta sus surtidores llega desde un gran depósito llamado El Mar, situado por encima de la zona ajardinada. Por la fuerza de la gravedad, como en el siglo XVIII, el agua de algunos surtidores alcanza los 40 metros de altura, como el de la fuente de la Fama.

Fuente de Apolo. Real Sitio de la Granja de San Ildefonso, Segovia

Estatuas de mármol blanco, y jarrones del siglo XVIII, decoran los parterres y avenidas del jardín, que se completan con grandiosas esculturas en las fuentes, en plomo pintado imitando bronce.

El agua que alimenta sus surtidores llega desde un gran depósito llamado El Mar, situado por encima de la zona ajardinada. Por la fuerza de la gravedad, como en el siglo XVIII, el agua de algunos surtidores alcanza los 40 metros de altura, como el de la fuente de la Fama.


Palacio Real de Riofrío, Segovia

Palacio Real de Riofrío

Palacio Real de Riofrío, Segovia

El Palacio Real de Riofrío y su Coto de Caza fue en origen una finca que Felipe V y su esposa la Reina Isabel de Farnesio arrendaban como coto de caza. Tras la muerte de Felipe V, Isabel de Farnesio residió en La Granja durante el reinado de Fernando VI (1746-1759). En estos años adquirió el llamado Coto de Riofrío, e inició la construcción de un nuevo Real Sitio, que finalmente sólo se uso como pabellón de caza.

El bosque de Riofrío, con una extensión de 625 hectáreas, es un notable paraje natural, cercado con tapia de piedra y poblado de gamos y ciervos. La arquitectura del Palacio es italiana, en la que destacan sus dos escaleras principales, gemelas y simétricas.

Palacio Real de Riofrío, Segovia

El Palacio Real de Riofrío y su Coto de Caza fue en origen una finca que Felipe V y su esposa la Reina Isabel de Farnesio arrendaban como coto de caza. Tras la muerte de Felipe V, Isabel de Farnesio residió en La Granja durante el reinado de Fernando VI (1746-1759). En estos años adquirió el llamado Coto de Riofrío, e inició la construcción de un nuevo Real Sitio, que finalmente sólo se uso como pabellón de caza.

El bosque de Riofrío, con una extensión de 625 hectáreas, es un notable paraje natural, cercado con tapia de piedra y poblado de gamos y ciervos. La arquitectura del Palacio es italiana, en la que destacan sus dos escaleras principales, gemelas y simétricas.