Ruta de los Castillos


Ruta de los Castillos


Castillo de Turégano

Castillo de Turégano


Dista 34 Kms. de la capital. Emplazado en un atiguo castro de origen celtibero, aún conserva las torres del poblado, el castillo en realidad es una iglesia románica de los siglos XII y XIII dedicada a S.Miguel, fortificada en el siglo XV por el obispo Juan Arias Dávila bajo las ordenes del arquitecto Juan Guas.Años más tarde, pricipios del siglo XVIII, se le agregó la espadaña que alberga las campanas de la iglesia que anteriormente se encontaban en la puerta principal.

Castillo de Castilnovo

Castillo de Castilnovo


Dista 8 kms. de Sepúlveda y 50 de la capital. El castillo se encuentra en un hermoso parque entre encinares, sabinares y chopos.Es una mezcla entre fortaleza y palacio, de planta cuadrada y gusto mudéjar, en la cual destacan sus imponentes torres, tres prismáticas y otras tres cilíndricas. El origen de castillo no es claro, hay quien lo atribuye a Abderraman I, quien lo fundaría en el siglo VIII, otros se inclinan por atribuírselo a Almanzor en el siglo X, lo cierto es no queda ningún vestigio de esa época. La edificación actual fue contruida entre los siglos XII y XV, las últimas reformas se remontan a los siglos XIX y XX.

Castillo de Pedraza

Castillo de Pedraza


Villa medieval muy conservada enclavada a 37 Kms. de Segovia capital. Rodeada de murallas y torres, es uno de los pueblos más bellos de Castilla. Destacamos la única puerta llamada La Cárcel por la que se accede al recinto, la Plaza Mayor soportalada, la Iglesia de San Juan y el Castillo, todo ello con bellos palacios de piedra.La fortaleza fue construida en el siglo XIII y se reedificó en el siglo XV por García Herrera. A principios del siglo XVI los Duques de Frías, Condestables de Castilla, reformaron el castillo de nuevo, añadiéndole el gran muro defensivo adherido a la torre del homenaje y el muro exterior dotado de cañoneras y un puente levadizo (hoy desaparecido). El castillo cuenta con una imponente torre del homenaje, foso y está rodeado en la mayoría de su perímetro por un precipicio.En 1926, el pintor Ignacio Zuloaga adquirió el castillo y lo restauró, instalando allí un taller. Los herederos del pintor adaptaron una de las torres para la exposición al público de una parte de la obra del artista.

Panorámica del castillo de Cuéllar

Castillo de Cuéllar


A 60 Kms. de la capital. Es el segundo núcleo urbano de la provincia. El castillo-palacio está bien conservado y se compone de una mezcla de distintos estilos arquitectónicos, que abarcan desde el siglo XIII al XVIII, aunque predominan el gótico y el renacentista. Se trata de una edificación militar que a partir del siglo XVI se sometió a obras de ampliación y transformación, convirtiéndose en un suntuoso palacio.A finales del siglo XIX el edificio se encontraba prácticamente abandonado, y fue víctima del pillaje. En 1938 se instaló en él un penal para presos políticos, al que se incorpora después un sanatorio para presos tuberculosos, retomando más tarde su utilización como penal que funcionó hasta 1966.En 1972 interviene la Dirección General de Bellas Artes, llevando a cabo una intensiva restauración, y se dedica a fines educativos y culturales, actividad para la que es utilizado actualmente.

Castillo de Sepúlveda

Castillo de Sepúlveda


A 59 Kms. de distancia de la capital. Sobre la plaza Mayor se levantan los vestigios de lo que fue el castillo y las murallas, de la que sólo quedan cuatro puertas.En su origen fue una fortaleza romana, más tarde alcazaba árabe y finalmente edificado por el conde Fernán González tras la reconquista de la ciudad. De la antigua construcción sólo quedan tres cubos redondos de piedra y sobre el cubo central una pequeña espadaña neoclásica.

Castillo de Coca

Castillo de Coca


Sólo dista 50 Kms. de la capital. Se puede considerar a su castillo de ladrillo como una joya del gótico mudéjar.Su construcción se remonta al siglo XV por orden de Alfonso de Fonseca, magnate de la corte de Enrique IV, para ser palacio y fortaleza. Su sistema defensivo consta de tres partes: el foso y dos recintos amurallados con torreones. El foso dispone de un puente defensivo que conduce al primer recinto amurallado y tras él una puerta de reja que lleva al patio de armas. El recinto inferior es de planta cuadrada, y se encuentra flanqueado en sus esquinas por cuatro torres. La Sala de armas posee una bóveda de nervaduras góticas con mosaicos de motivos geométricos.Actualmente pertenece a la casa de Alba que en 1954 lo cede (por 100 años menos 1 día) al Ministerio de Agricultura, que lo restaura para alojar la Escuela de Capacitación Forestal.Merece especial interés también en esta localidad, el arco de la villa y la Iglesia de Sta. María la Mayor de finales del gótico.