La Muralla de Segovia y sus Puertas


La Muralla de Segovia y sus Puertas

Su origen se remonta a los tiempos de la reconquista de Segovia, es decir, finales del siglo XI, aunque presentan restauraciones y elementos de épocas posteriores. De siete puertas y siete portillos o postigos, solo quedan tres puertas, San Cebrián, San Andrés y Santiago, y tres postigos, uno de ellos tapiado.

Puerta de San Cebrián

Corresponde al sector de muralla más antigua. Se abre al valle del Eresma. La construcción responde a una línea más bien austera, sencilla en la composición: se trata de un alto paredón que se abre mediante un arco de medio punto que, según la construmbre, sustituía a una puerta anterior. El aspecto que luce actualmente se debe a las reformas llevadas a cabo en los siglos XVII y XVIII y a obras de resconstrucción recientes.

Puerta de San Cebrián

Puerta de San Cebrián

Puerta de San Cebrián

Puerta de San Cebrián

Puerta de San Andrés

Esta puerta es un acceso al antiguo barrio judío. Aparece franqueada por dos vigorosas torres, una cuadrada y otra poligonal. La cara que observa a la ciudad, presenta un caramín con barandilla de madera, donde se venera una pequeña talla de la virgen del socorro, de ahí su otra denominación (puerta del Socorro) Se abre hacia el cauce del arroyo Clamores. Hace algunos años fue restaurada

Puerta de San Andrés

Puerta de San Andrés

Puerta de San Andrés

Puerta de San Andrés

Puerta de Santiago

En la antigüedad era utilizado como albergue de mendigos y viajeros sin recursos. De tipo mudéjar, ofrece un aspecto fuerte y sólido con un cuerpo inferior de sillería almohadillada. Es cararacterístico su arco de herradura que abre la muralla al barrio de San Marcos. En el interior se encuentra una estatua de la virgen que, posiblemente, se trate de una representación de la Virgen del Camino.

Puerta de Santiago

Puerta de Santiago

Puerta de Santiago

Puerta de Santiago

Puerta del Sol y de la Luna

Frente a la parte sur de la Iglesia de San Martín, perpendicular a la calle Juan Bravo, surge una pequeña y estrecha calle escalonada que nos conduce a la “Puerta de la Luna”, recientemente construida imitando la antigua entrada medieval que allí existió. Finalizando el paseo del Salón se encuentra la “Puerta del Sol”, de similar estructura que la “Puerta de la Luna” que nos guía a través de sus escaleras hacia las calles estrechas, íntimas y repletas de pasadizos, del antiguo barrio judío.

Puerta de la Luna

Puerta de la Luna

Puerta del Sol

Puerta del Sol

Puerta de la Claustra

Puerta de la Claustra

Puerta de la Claustra
Jesusccastillo

Se compone de dos arcos románicos, a través de los cuales bajo uno de ellos usted cruzará por debajo del altar que tiene la imagen de la Virgen. De los cuatro accesos al cuarto que había, éste es el único restante. Los otros fueron demolidos para dar paso al impresionante cortejo que asistió a la boda de Felipe II en el Alcázar.