La Catedral de Segovia


La Catedral de Segovia

De estilo gótico tardío, el templo comenzó a construirse en 1525, bajo el reinado de Carlos V, con la colaboración desinteresada de los segovianos y la iniciativa de la familia Gil de Hontañón. Es llamada la Dama de las Catedrales, por su elegancia y esbeltez.

De la antigua catedral de Santa María que se alzaba en los jardines del Alcázar se reutilizó para la nueva el bellísimo claustro de Juan Guas y la sillería del Coro, ambos del siglo XV, en la obra de construcción de la iglesia Mayor de Segovia que no concluyó hasta el siglo XVIII.

Posee una estructura en tres altas naves y girola, destacando sus hermosas ventanas de complicada y fina tracería calada así como la extraordinaria calidad de los numerosos vitrales. El interior muestra una notable unidad de estilo (gótico tardío), excepto en la cúpula de 1630 y presenta un aspecto imponente y sobrio. Sus bóvedas góticas se elevan a 30 metros de altitud y mide de ancho 50 metros y 109 de longitud. El crucero está cubierto con una cúpula finalizada por Pedro de Brizuela en el siglo XVII. La poderosa torre alcanza casi los 90 metros.
El actual chapitel de piedra que corona la torre, data de 1614 erigido luego de un gran incendio originado por una tormenta eléctrica. El original, enteramente gótico construido con madera de caoba americana y de estructura piramidal, alcanzaba la mayor altura de España.

En su interior guarda innumerables riquezas; obras maestras de la pintura y escultura, vidrieras del siglo XVI, hasta 23 capillas con interesantes obras de arte, el impresionante altar mayor y el excepcional órgano aún en uso, entre otas cosas.


<< Volver